¿Quieres darle un toque único a tus paredes? Una gran opción son los texturizados, ya que puedes elegir entre una amplia gama de formas o texturas.

Además de darle un toque único, le imprimes a cada espacio parte de tu personalidad ya que lo complementas con el uso de un color que te guste.

No importa si se trata de un espacio al interior o exterior, los texturizados se pueden aplicar en todo tipo de paredes, solo debes saber elegir ya que algunos  que son específicos para exteriores.

A continuación te damos unas recomendaciones para que su aplicación no sea toda una odisea.

Material

Utiliza marcas recomendadas  para realizar el texturizado, dependerá de la marca su aplicación, ya que hay productos listos para usarse y otros necesitan prepararse.

No te saltes ningún paso de su preparación, es importante porque si no el producto se puede echar a perder. En Multiacabados Romagnoli Muro Corev  contamos con marcas reconocidas y expertos en el tema.

Accesorios o herramientas

No te olvides que parte importante del texturizado lo da las herramientas, por eso es necesario que tengas a la mano una buena espátula de metal, brocha o rodillo, dependerá del tipo de textura.

Preparación

Como en todo proceso de pintura o impermeabilización, antes de aplicar tu texturizado deberás limpiar la superficie para que el producto se adhiera perfectamente.

Cubre los marcos, puertas o partes que no desees que tengan el efecto. Si tus paredes tienen alguna imperfección, repárala para que este lisa.

Sellado

Aplica una mano de sellador con ayuda de un rodillo para que sea más rápido y fácil, este proceso te ayudará para que tu producto tenga mejor adherencia.

Aplica la pasta

Llegó el momento de aplicar la pasta de texturizado, con ayuda de una espátula empieza a colocar el producto en líneas de un metro de ancho, de abajo  hacia arriba, cubre toda tu pared.

No debes aplicar mucho, el grosor deberá ser de aproximadamente un centímetro y medio. Un tip crucial es  realizar movimientos firmes presionando la pasta contra la pared y realizando movimientos verticales u horizontales según el resultado que desees.

¡A texturizar!

La parte divertida de este trabajo será darle vida a las texturas, te puedes ayudar de cepillos, esponjas, rodillos especiales o algún elemento que desees plasmar.

La pasta endurece rápido, no dejes pasar mucho tiempo para darle la textura deseada, al final puedes pintar tu pared para darle otro acabado.